En la cama, ni Tigre ni León: Camaleón!

El arte de adaptarse a tu pareja: Sintonía.

 

Vamos a hacer un ejercicio de similitud. Tratad de imaginar una orquesta con unos 10 músicos, todos ellos con instrumentos afinados, sonando en armonía y bajo una partitura común para todos ellos.

Ahora imaginemos que el saxofonista pierde el compás y lejos de intentar arreglarlo, sigue con su particular interpretación desconcertando a todos los oyentes.

Algo muy parecido les pasa a muchos en la cama, parecen no adaptarse al contexto y la situación así que vamos a intentar explicar por qué estas personas dan la nota.

sintonia sexual, eba, consejero sexual
Fuente: youredm


Yo, esponja

 

Curiosa introducción para algo tan sencillo como es "empaparte de todo" y cuando digo empaparte, no me refiero al concepto literal (que también) si no a analizar todo el contexto.

Controlar "de forma no invasiva y/o obsesiva" los máximos puntos posibles de la cita hará que puedas guiar a tu pareja hacia un estado de tranquilidad y confianza. Es un trabajo psicológico que empieza fuera de la cama y tiene sus frutos desde el momento cero. Vamos a ver en qué consiste esto:





Analiza a tu acompañante

Lejos de lo "frío" que resulta analizar a alguien, debes ser capaz de interpretar la forma de ser de tu pareja, podemos estar ante una persona que reaccione diferente a ciertos temas como el sexo, la política, la religión... temas de los cuales nos podemos hacer una idea de su forma de pensar, de su nivel de libertad al expresarse o simplemente medir la afinidad con ella.


El caliz que toma la cita a medida que avanza puede mostrarnos un poco más con quién estamos hablando, una persona más dinámica y extrovertida suele estar relacionado con mayor libertad para tratar temas de cama y poder soltar alguna "indirecta" que caliente la cosa. En cambio una persona más reservada también necesita que alguien la guíe pero a pasos más medidos y prudentes.

De esta misma forma, podemos investigar un poco si estamos delante de una persona con mucha personalidad cuando ves reflejada en su historia que tiene determinación y ambición por hacer las cosas funcionar a su manera. Este tipo de perfil suele querer llevar el peso de la relación y debes dejarles libertad en la cama para que se sientan bien, aunque luego cojas las riendas.

Contrariamente, una persona más influenciable y sin una personalidad o carácter tan marcado suele buscar alguien que "tire de ellas" y lleve el control de la relación. Son personas más sumisas en la cama a las que hay que guiar un poco más si ves que no se desenvuelven con naturalidad, pues alomejor están deseando hacer cierto tipo de cosas, pero no se atreven a dejarlo ver.

Hay infinidad de factores relacionados con la psicología que se pueden extrapolar a la cama si eres capaz de observarlos, recuerda que tu arma en el sexo no es tu cuerpo, si no tu mente.

 
Lenguaje no verbal




Durante la cita

El lenguaje no verbal representa entre un 55% y un 93% de la comunicación. Es decir, tu acompañante sabrá más por cómo estás sentado o cómo te mueves que por lo que estás diciendo.

Pocos minutos te harán falta para saber si estás delante de un auténtico terremoto o delante de un mueble de Ikea. Aprovecha esto en tu favor y complementa los excesos o carencias de tu acompañante con tu forma de mostrarte. Sé un camaleón, adáptate a lo que ella busca o necesita.

Si estamos delante de una persona muy activa, intenta usar movimientos redondeados y calmados, un tono de voz tranquilizador sin llegar a apagar tu energía y deja que sea él/ella quién lleve la inercia a la hora de hablar, aprovecha para escucharla y valorar su perfil.

Si estamos, en cambio, delante de una persona pasiva, intenta no hacer movimientos bruscos, pero sí actuar de forma más viva, con un tono más alegre e intentando interactuar continuamente con la otra persona para que no pierda el hilo de la conversación y caiga en la timidez. Deberás preguntar sobre temas donde deba mojarse para hacerte una idea de su personalidad. Te sorprenderá la cantidad de cosas que puedes aprender de la gente tímida.

En ningún caso le tengas miedo al silencio, utiliza entonces una mirada tranquilizadora y simpática, que transmita confianza y falta de nerviosismo. Un silencio no dice nada, pero una mirada en silencio deja abierto un misterio que refuerza el deseo por conocer a la otra persona.




En la cama

No des la nota! La cita te habrá ayudado a ver por donde pueden ir sus gustos, pasional, salvaje, duro, suave, lento, rápido...y mil cosas más. Es hora de aplicarlo.

El lenguaje no verbal aquí es imprescindible, vamos a interpretar algunas cosas:

La presión de su tacto: Ya sea cuando cogen tu mano, te tocan la espalda, la cara o bien aprietan las sábanas... hay una ley no escrita que dice que te muestras en función de lo que necesitas. Si ellas/os aprietan y utilizan la fuerza en sus movimientos, es que la demandan, utiliza un poco más de dureza en tus movimientos, coge con fuerza sus manos o su cuello (ojo, dureza con medida), acércate a ellas y bésalas con firmeza. Buscan algo rudo y fuerte, aunque sea momentáneo, mantén una fuerte presión y ritmo constantes. ¡Marca el tempo, amigo!


Si por el contrario sus manos te acarician con suavidad y no hay presión en sus abrazos, si no mas bien recorren tu cuerpo con ellas es que buscan pasión, sensualidad y un ritmo pausado y profundo.
Saca tu oso de peluche a pasear y dedícale tiempo a este momento, aprenderás que las mujeres los prefieren pasionales, ya que siempre pueden ser rudos cuando quieren. De la otra forma no.
Acaríciala, bésala suavemente y mantén un ritmo atemporal, sin compases, por una vez no darás la nota si no sigues la partitura.


1 comentario:

¿Te ha gustado? Déjanos tu comentario!